Tukyo’m, noviembre 2016/Hanlly Ruiz

Me gusta que la nube me diga: hasta aquí hay cerro.
Dibuja y desdibuja, con límites mágicos,
la distancia que hay entre la montaña y yo.
Construye, destruye y avanza.
La nube se recoge, camina.
Transforma, incluso, la estancia más cerrada,
y un día nos invade, se impregna en la piel,
devora al bosque y entra en las cocinas.
Y otro día sube al cielo y se reclina en silencio.
Las nubes aforan la noche en la montaña.
Quietud.
La noche deambula peregrina,
me seduce,
se asoma por las rendijas y las ventanas.
Escapo al fin de la luminosidad y el bosque me envuelve.
Me pierdo en la tiniebla, dejando atrás la casa.
Los caminos se traman en cuestas y descensos,
se anuncian las casas con un ladrido.
Aullado, hallado.
Los ojos cerrados le devuelven al cuerpo la paz de la imprecisión,
con una profunda brújula ciega.
Los pies palpan el suelo,
y cimbra el suelo cada paso.
Miro arriba, por primera vez respiro sola en el mundo.
La nube se desvanece y el cielo se cae de estrellas.
En la noche todo se dispersa.
En Tukyo’m, de noche, todo se concentra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *